La federación de Damanhur

Un Laboratorio para el Futuro


 
 

"Para mi, Damanhur es un laboratorio, un laboratorio para el futuro. No sabemos cómo será éste, pero lo que sí sabemos con seguridad es que no será como el pasado, que no podemos a continuar de la misma forma. Así que tenemos que probar nuevos caminos para poder vivir juntos sin matarnos mutuamente, sin perjudicarnos el uno al otro, vivir juntos en paz y solidaridad.”
Ervin Laszlo Científico y filósofo, fundador del Club de Budapest.


Vivimos en un tiempo de transformación profunda a todos los niveles: sociales, económicos y humanos.
Muchos sienten que este es un tiempo de caos e incertidumbre ya que atestiguamos el colapso de los valores tradicionales y una transformación masiva de la economía mundial. Muchos científicos y políticos preocupados nos advierten que nuestra civilización humana está en peligro, y que tenemos que transformar inmediatamente nuestra relación con el planeta y las consecuencias del impacto humano sobre él. Ellos piden con urgencia nuevas políticas, un gobierno mundial capaz de enfrentarse a los desafíos no como problemas de suma cero, sino como oportunidades hacia un mundo ecológicamente responsable, pluralista y más despierto.

En este contexto, la experiencia de comunidades intencionales como la Federación de Damanhur puede contribuir a la comprensión y con modelos útiles. Damanhur ha logrado hoy día un estado de madurez con más de 35 años de experiencia y casi 1000 ciudadanos. Experimentaron con todos los aspectos de la vida, especialmente referente a nuevas “tecnologías humanas”, por ejemplo el efecto positivo de modelos sociales elegidos y compartidos en la creación de una sociedad sostenible y feliz. Profesor Paul Ray, sociólogo dió en el año 2008 un seminario en Damanhur, y al final de su visita declaró: “La tarea de nuestro tiempo es entender cómo podemos probar aproximaciones nuevas a la comunidad que realmente funcionan y se extienden. En este tiempo necesitamos desesperadamente algo que realmente funcione. En este sentido el valor real de Damanhur es, que da permiso a la gente a probar un mundo nuevo, de enseñar que un nuevo mundo es posible.”

Los Asentamientos centrales de Damanhur están situados en un valle de la montaña que ha sufrido mucho de despoblación y abandono, como consecuencia de la industrialización. En una declaración reciente, la presidenta de la región Piamonte Mercedes Bresso ha reconocido los esfuerzos de Damanhur para revitalizar el valle: “Los ciudadanos de Damanhur han sido comprometidos de una manera ejemplar, durante más de treinta años, para revitalizar un área marginado, profundamente afectado por el efecto post-industrial de la despoblación. Los resultados logrados por la Federación de Damanhur muestran que el mundo occidental puede experimentar nuevos modelos sociales dirigidos hacia una sociedad eco-sostenible, innovadora y justa.” (Junio 2009)

En este momento histórico es realmente crucial elaborar nuevos modelos que pueden ser suficientemente flexibles para ser aplicados satisfactoriamente a las condiciones más diversas. Nuevas sociedades existentes pueden crear un punto de referencia para otros, a pesar de todas las profecías pesimistas y fatalistas, tan frecuentes hoy. Las comunidades, en este sentido, son laboratorios humanos para el porvenir, donde nuevas paradigmas, sistemas y normas se pueden poner a prueba.
De esta experiencia es posible destilar elementos e ideas que pueden ser aplicadas a la sociedad en general, hacia la creación de una cultura de la paz. Nuevas formas de sociedad son posibles y practicables y además son el camino indispensable para la creación de un nuevo equilibrio planetario en términos sociales, económicos, humanos y culturales.

En el año 2005 Damanhur fue reconocido por las Naciones Unidas con un premio de “Establecimientos Humanos Globales” por ser un modelo para un futuro sostenible y en el 2008 fue recomendado como ejemplo de los principios de la Carta de la Tierra por Lubbers Ruud, uno de los padres fundadores de la Carta de la Tierra, ex primer ministro (1982-1994) de Países Bajos y miembro del Club de Roma, y Ashok Khosla, presidente de Desarrollar Alternativas de la India y presidente de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y del Club de Roma. La Carta de la Tierra es una declaración de principios fundamentales para construir una sociedad global del siglo XXI justa, sostenible y pacífica.

Desde 1998 la Federación de Damanhur ha sido un miembro comprometido del GEN Europa. GEN (Red Global de Eco-aldeas) es una ONG que abarca cientos de comunidades, pueblos y centros de investigación. GEN ha sido fundado en 1995. Su meta principal es apoyar y alentar la evolución de asentamientos sostenibles por todo el mundo. La UN ha reconocido a GEN como un miembro consultor de su comisión ECOSOC.


Un marco para la importancia de comunidades:
La experiencia de Damanhur

Un posible marco para explicar la importancia de comunidades intencionales en el contexto de problemas mundiales, viene del eminente científico Martin Lees, el antiguo General del Subsecretario de las Naciones Unidas, antiguo Rector de la Universidad por la Paz de las Naciones Unidas en Costa Rica, Consejero Mayor al Gobierno chino, acerca del Cambio Climático. Resumiendo la discusión de la Conferencia para el 40 aniversario del Club de Roma, que se celebró en Roma en Junio 2008, indicó seis necesidades principales como los pasos indispensables para la creación de una civilización humana verdadera. Damanhur responde a todos los seis y nos sirve por eso como un modelo vivo de estos principios.

1.Un nuevo concepto de seguridad, no basado en armamentos, pero basado en recursos y organizaciones eficientes para afrontar los problemas de pandemias, inmigración y cambio climático.

Este aspecto es fundamental en comunidades intencionales, desde el mismo momento de su concepción y durante las diferentes fases de su desarrollo. En comunidades nace la seguridad de la distribución eficiente de roles y recursos, del sentido de ideales compartidos y de una relación armoniosa y sostenible con el territorio donde se ubica. El establecimiento y la expansión de una comunidad en un área geográfico especifico nunca es accidental, sino el resultado de una cuidadosa planificación y el equilibrio entre recursos disponibles y la necesidad de asentamientos y producción – sea para alimentación o bienes materiales.

Damanhurian Volunteers

Los miembros de una comunidad comparten el valor del servicio voluntario y esto dota entrenamiento en todas las áreas de ayuda civil y la habilidad de reaccionar, en casos de emergencias, rápidamente con acciones coordinadas. Unos 120 damanhurianos son voluntarios de protección civil, otros 168 de la Cruz Roja, 106 donan sangre, 62 son voluntarios cualificados para situaciones de emergencia y 15 entrenados como bomberos. Además otros 20 cuidan los ancianos del Valchiusella. Los Voluntarios de Damanhur han creado la primera estación de Cruz Roja en Vidracco para garantizar una cobertura en caso de emergencia y transporte especializado para hospitales locales y ciudadanos privados para el Valchiusella entera.


La Asociación para la Protección Civil de Damanhur comparte también las experiencias ganadas organizando programas de formación a nivel local y regional. Equipos de Damanhur participaron en la misión “Arcoiris por la paz” en Albania y actúan en muchas emergencias locales, nacionales e internacionales, causados por terremotos e inundaciones. La Asociación incluye y coordina además equipos especializados en combatir incendios de bosques.

Un sistema de Salud independiente

Damanhur tiene su propio sistema de salud interno con médicos, naturópatas, terapias manuales, dentista y psicólogos que garantizan la salud personal y colectiva. El individuo está considerado como la integración de mente, cuerpo y espíritu y ayudado en la sanación como tal.
La consciencia que la sanación siempre es un proceso activo en el cual el paciente y el médico trabajan juntos para encontrar el mejor camino hacia el bienestar, crean un constante dialogo entre los profesionales de la salud y los miembros de la comunidad y promueve una atmósfera de confianza y participación en todas las elecciones referentes a la salud.

Los médicos del Centro de Medicina Integral de la Federación combinan medicina tradicional, medicina

occidental y técnicas damanhurianas innovadoras y proveen servicio para toda la gente local, también bajo la tutela del Sistema Nacional Italiano del Bienestar. La certeza que la vida de cada uno está a salvo gracias a la posibilidad de recibir inmediatamente ayuda, sin depender de costosos seguros médicos, contribuye mucho a la sensación de seguridad.

Además, un sistema independiente en el cual la gente esta tan conectada a sus médicos y practicantes, permite una difusión eficiente y capilar de información – un factor crucial en situaciones de amenazas generales de la salud como el caso de pandemias o posibles emergencias ambientales. El sólido tejido de una comunidad intencional provee el mejor terreno para ejercicios y simulaciones, de modo que cada uno, tanto adultos como niños, está preparado para una posible situación de emergencia, sabiendo exactamente como protegerse y como deben de comportarse.

Sostenibilidad

En estos tiempos del cambio climático drástico, la meta de un estilo de vida sostenible basado en recursos locales y renovables es un objetivo primario para Damanhur y muchas otra comunidades intencionales. Damanhurianos consideran el planeta un ser vivo a respetar y preservar y desde el principio han implantados tecnologías de bajo impacto. Aquí los datos de la autosuficiencia energética de hoy día: 70% sostenibilidad de agua caliente por paneles solares, 35% sostenibilidad en electricidad con paneles fotovoltáicos y pequeñas turbinas (con el desafío de llegar a 65% finales del año 2009), 90% sostenibilidad en calefacción por biomasa, abastecidos con leña del cuidado forestal de los propios bosques, 35% de damanhurianos utilizan Bio-Diesel para sus coches y otros 40% gas natural o LPG.

Agricultura ecológica y sostenibilidad en alimentación están entre los objetivos más importantes de Damanhur (alcanzado el 50% en agosto 2008). La Federación produce verduras, frutas, leche, queso, aceite de oliva, cereales, productos de panadería, vino, miel y tiene criaderos de aves y vacas. Cada casa tiene su propio huerto de hortalizas y en algunos casos también pequeños animales de granja. Grandes invernaderos y campos para cereales y otros productos están ubicados en la finca “Prima Stalla”.

Los Productos de Damanhur y muchos otros alimentos ecológicos se pueden comprar en la Cooperativa Tentaty, el primer y único centro de distribución de productos ecológicos en el valle, creado por Damanhur y muy frecuentado por clientes públicos. Los productos que se venden en Tentaty están sometidos a test aleatorios en el laboratorio de Damanhur para la investigación bio-molecular, para garantizar que están libres de transgénicos.

Este esfuerzo va junto al con el compromiso de Damanhur de conservar y restaurar la biodiversidad – con su propio banco de semillas – y a crear conciencia de estos temas en la sociedad en general a través de organización de encuentros y eventos educativos.

Bill Metcalf, profesor de Sociología en la Universidad de Brisbane, Australia escribe in “Damanhur: Un viaje mágico místico” en la revista Comunidades nº 103/1999: “Damanhur es hoy una de las comunidades intencionales más interesantes del mundo, interactuando con regularidad con otras comunidades como el ZEGG, Auroville y la Fundación de Findhorn. Los logros económicos, sociales y culturales ofrecen un modelo inspirador para otros que desarrollan una comunidad intencional. Como parte del GEN (Red Global de Ecoaldeas) los damanhurianos se empeñan en alimentación, construcción y tecnologías de energías sostenibles. La Asociación Eco-Damanhur juega en Italia un papel importante en este campo y está logrando reputación internacional.”

2.Nuevos modelos de actividad económica, nuevas ideas. La economía del mercado ha demostrada a gran escala su incapacidad de garantizar una calidad de vida aceptable para cada ser humano sobre el planeta, para los animales, las plantas y el medioambiente en general.

Para desarrollarse y florecer, las comunidades intencionales aplican y testan diferentes modelos económicos. Entre los muchos experimentos destaca sobre todo la creación de sistemas monetarios

alternativos que apoyan la economía local, la valorización del “tiempo” como medio de intercambio, el compromiso de estar de servicio para la comunidad.

El “Crédito”: la moneda complementaria de Damanhur

El sistema económico de Damanhur es una mezcla entre solidaridad y libre empresa, profundamente enraizado en el principio de crear riqueza colectiva a través de compartir sueños, ideales, recursos y tiempo. Al principio de los años 70 los fundadores de la Federación juntaron todos sus ahorros personales para poder así comprar tierra y empezar a construir las primeras viviendas. Pronto se encontraron con falta de dinero y tenían que idear un nuevo sistema para crear un crecimiento económico sostenible, eficiente y saludable.
Entonces, durante los primeros años 80 se ha introducido un sistema monetario complementario: el Crédito. El Crédito – nombrado así para recordar a sus usuarios que cualquier intercambio debe de fundarse en la confianza – está todavía completamente operativo dentro de la Federación, y para asuntos legales y de impuestos su valor corresponde ahora al del Euro.

El Crédito desde siempre tiene un valor altamente idealista: en vez de considerar el dinero como un fin en si mismo, tiene más bien simplemente un sentido funcional de intercambio, apoyando la economía basada en solidaridad y valores ecológicos. Distinto al dinero común, jamás ha sido utilizado para financiar guerras o especulaciones y su valor reside en su circulación, no en la acumulación. Es un medio para tejer hilos de relación y apoyo entre los miembros del sistema. Con una elección colectiva, compartida y valiente, los damanhurianos se pusieron de acuerdo en usar solo los Créditos para todas las transacciones en el interior de la comunidad, y a comprometerse a reducir los gastos externos al mínimo indispensable. Se estableció una autoridad de “emisión”, que emite nuevos Créditos con una valoración en casas y tierra. Esto era – y es – garantizado por la cooperativa de agencias mobiliarias de la cual los ciudadanos son miembros y tienen partes. A los ciudadanos de Damanhur que trabajan fuera de la comunidad o que ganan con su negocio en el interior dinero italiano, se rogó cambiar con regularidad parte de sus ingresos a Créditos y utilizarles para incrementar el valor del sistema de intercambio entre ciudadanos.

Al principio esto no era fácil porque no había tantas cosas para pagar con créditos. Entonces comenzaron a desarrollarse los primeros oficios, servicios y talleres, creando un mercado interior que hizo el sistema del crédito rentable ayudando a Damanhur, siendo cada vez más independiente de proveedores y bienes. Hoy, casi 30 años después, muchos de los talleres originales han desaparecido porque la relación calidad precio no era suficientemente alta, mientras otros se han convertidos en cooperativas exitosas que crean productos de gran valor artístico o proveen servicios de alta profesionalidad.

Después de la primera fase en la cual el Crédito se usó exclusivamente dentro de la Federación, su circulación se extendió a otras actividades del valle y ahora también tiendas y productores locales lo aceptan. Pueden contar con un mercado seguro de compradores damanhurianos y locales. A su vez los compradores saben que los proveedores están de acuerdo con él y comparten los ideales y valores conectados a este sistema económico. Para apoyar idealmente el valor ético del Crédito, hay también centros y tiendas en otros países que aceptan ahora la moneda complementaria de Damanhur – incluso tan lejano como los EEUU. Uno de los sueños de la Federación es, que el Crédito se vuelve la base de una moneda común entre eco-aldeas de todo el mundo y crear una red complementaria de un intercambio seguro.

Durante los años, se han hecho créditos de papel, cerámica, plata, oro otros materiales con un estilo artístico bien definido en conexión a la tradición de Damanhur. Los Créditos han sido re-estilizados en el año 1999, y en el año 2005 la moneda de 50 Créditos ganó un premio nacional por su calidad artística.

El economista Bernard Lietar, uno de los creadores del Euro y autor de “El misterio del dinero” y “El futuro del dinero”, ve en las monedas complementarias locales una de las soluciones más eficientes a los problemas económicos de nuestro tiempo. Lietar subraya que también en monedas existe la tipologia del ying y yang. El dinero normal, como el dólar o el euro es extremamente yang. Han sido creados por sistemas políticos jerárquicos y se basan en la deficiencia; crean intereses y concentran riqueza en unos pocos. La gente compite por ello y este dinero representan un monopolio. Al contrario, las monedas locales, basadas en la comunidad, no están creadas por jerarquías: se basan en la idea de la riqueza distribuida y no generan intereses. Nuestra sociedad es patriarcal y por eso se basa en el sistema yang. Todas las sociedades matriarcales antiguas tenían dos tipos de monedas: uno yang para el uso con los extranjeros y otro ying para el intercambio interno. Es este tipo de sistema el que crea la idea de comunidad, es por eso que en una sociedad yang es tan difícil crear comunidades humanos. Durante el encuentro “EL DINERO MUEVE – lejos de avidez y carencia” que se celebró en Julio 2003 en Lebensgarten, una eco-aldea cerca de Hannover en Alemania, Lietar declaró: “En occidente la única realidad que conozco donde un sistema monetario complementario funciona bien, es la Federación de Damanhur.”

Hoy día, ya que el sistema del Crédito está bien establecido y plenamente operativo, la Federación inició otra fase importante para completar este modelo económico y ha creado la DES: una Unión de Crédito Mutua. DES garantiza que los ahorros de sus miembros se utilizan solo para proyectos que sostienen crecimiento y desarrollo y provee préstamos, tanto en Créditos como en Euros para apoyar las empresas en desarrollo.

Tiempo y trabajo voluntario

El uso del tiempo como un medio para contribuir al desarrollo de proyectos comunes complementa la idea de la riqueza colectiva promovida por Damanhur. Cada uno pone sus habilidades a disposición de los demás contribuyendo cada mes con varia horas de trabajo devocional para proyectos colectivos importantes – proyectos artísticos, tareas especiales, proyectos con niños -, o a la comunidad en un sentido más amplio – trabajo voluntario en la Cruz Roja o la Protección Civil, organizaciones medioambientales u otras organizaciones regionales o nacionales. Solidaridad y ayuda mutua son fundamentales en la vida cotidiana de Damanhur.

Una de las bases de la filosofía damanhuriana es la idea que cada ser humano está aquí para darse a los demás, que todos tenemos la obligación de compartir nuestros talentos y habilidades con los demás para así crear un mundo mejor para futuras generaciones.
Solo de esta manera podemos sentirnos realizados como seres humanos. Por esta razón, además de pagar los impuestos italianos, todos los ciudadanos de Damanhur contribuyen con un pequeño porcentaje de sus ingresos al desarrollo y el crecimiento de la federación. Estos fondos se invierten entonces en los sectores de interés público como las escuelas, las artes, la adquisición de nuevas casas y territorios. Los Bienes Inmuebles pertenecen a tres cooperativas de las cuales todos los damanhurianos tienen.

3.Un nuevo concepto de desarrollo que no puede corresponder a una mero
Cálculo, o a un valor monetario.

Desarrollo y valor se definen en Damanhur según la calidad de vida de los miembros de todas las edades, considerando: la salud integral y felicidad, el acceso a una formación continua, la expresión artística para todas las edades, la calidad y cantidad del intercambio significativo entre los miembros, una relación armoniosa con la tierra y la relevancia de la dimensión espiritual en la vida. Valor es una sensación de la realización individual y colectiva creada a través de la realización práctica de los sueños e ideales de cada uno. Por esta razón, la filosofía de Damanhur se basa en el pensamiento positivo como un elemento capaz de dirigir lo mejor de las energías de la gente, trazando el camino entre sus sueños y su crecimiento personal y espiritual. La historia de Damanhur es en sí mismo una demostración de este principio y cada damanhuriano está comprometido en pensar siempre positivamente acerca del futuro, de los demás y de sí mismo.
Mauro Parilli, arquitecto y diseñador urbano, cofundador de Consultores Asociados Parilli y Torraco, ha dicho en “Estrategias para la ciudad – proyectos pilotos y su lugar en el desarrollo y la regeneración urbano”: la vida en comunidad es caracterizada por una filosofía común a través de la cual funciona un proceso dialéctico continuo, con el objetivo de nutrir un alma en un cuerpo unido a él... Damanhur es un taller de jornada completa donde gente de diferentes orígenes trabaja juntos hacia un objetivo común, siendo el resultado una mejor calidad de vida. ¿Podemos transferir la misma experiencia a una ciudad? Creo que si podemos. "

Educación

Por la importancia dada al crecimiento y la expresión personal, la formación continua es un importante elemento en la vida de Damanhur. Los Ciudadanos de la Federación estudian, exploran y experimentan

con el objetivo de alcanzar una comprensión cada vez más profunda del universo y el rol de los seres humanos. La Federación tiene una Universidad Abierta para adultos para compartir los resultados de las investigaciones en todos los campos, ofreciendo seminarios a damanhurianos y personas de todo el mundo. Cursos acerca de cómo crear comunidades intencionales tienen una demanda creciente.

La educación de los jóvenes es también muy importante. Damanhur tiene escuelas internacionales para niños, desde infantil hasta el primer ciclo de secundaria y su propio movimiento Scout para niñas y niños. Las escuelas están frecuentadas por los niños de la comunidad y también por niños que viven en el valle. Asignaturas tales como música, teatro, informática y varios idiomas extranjeros complementan el currículo italiano oficial.
La metodología de la enseñanza combina clases tradicionales con frecuentes viajes para el contacto directo con ciertos temas de estudio.

Los alumnos tienen una relación continua con Greenpeace y han ganado varios premios medioambientales. Uno de sus proyectos más importantes es el apoyo de la construcción de una escuela en Nicaragua. La Escuela de Damanhur es miembro de la Fundación del Río en Nicaragua. Hace unos años los niños de la escuela de Damanhur ayudaron a recaudar fondos para adquirir un terreno en la Foresta Pluvial y construir inmediatamente después una escuela elemental en la Isla Maccarroncito y ahora ayudan a la Fundación a recaudar dinero para una escuela infantil.

Recuperación del terreno

En los años '50 y '60, en el tiempo de la industrialización de Italia, la región Valchiusella ha sido abandonado por la mayoria de su población, que partieron hacia las ciudades de Ivrea y Torino para trabajar en las grandes fabricas de Olivetti y Fiat. Los intentos de construir plantas y pequeñas fábricas en el valle, para no destruir estas comunidades de la montaña, como lo realizó el iluminado industrialista Adriano Olivetti, se abandonaron rápidamente porque se consideraba poco prácticos y de escaso provecho.

Por esta razón, cuando la Federación se estableció en la región de Valchiusella a mitad de los años '70, la mayoría de los edificios de la zona estaban vacíos y ruinosos y casi no existían tiendas y servicios. Durante todos estos años la Federación invirtió recursos considerables tanto en la compra de terrenos, la rehabilitación de viviendas y edificios, como en la restauración medioambiental adquiriendo áreas extensas de bosques. Muchos de estos han sido solo explotados para leña y carecían de sotobosque y fauna salvaje. Los Ciudadanos de la Federación, comenzaron, con la asistencia del departamento forestal de la universidad de Torino, un programa de reforestación para restaurar el equilibrio ecológico de los bosques.
Un ejemplo exitoso de la recuperación de una zona industrial abandonada, es Damanhur Crea. Un Centro de arte, Investigación y Bienestar, construido dentro de una antigua fábrica de Olivetti. La Federación compró la vieja planta en el año 2003, que llevaba abandonada más de 20 años. El complejo fue reabierto en el año 2004, después de enormes trabajos de restauración, y alberga ahora: bellas artes y talleres de restauración artística, un centro de medicinas integradas, el herbolario Tentaty, una empresa de
bioarquitectura y energías renovables, tiendas de moda y joyería, talleres artesanales, un restaurante - café ecológico y un Centro de Conferencias.
La transformación de este sitio es un paso importante dentro de un proyecto piloto para la región de Valchiusella, a través de la cual la Federación promueve modelos sociales de un desarrollo armonioso y sostenible. Damanhur Crea es un lugar multi-funcional, un taller vivo donde ideas y sueños se traducen en objetos artísticos, eventos culturales, formación y proyectos eco-sostenibles. Es un punto de encuentro para experimentaciones donde arte, cultura e investigación se aplican de una manera práctica para crear productos y pensamientos innovadores.

Espacio Sagrado

La creación de un espacio sagrado, como la manifestación práctica de los ideales colectivos más elevados, siempre ha sido asunto central de todas las grandes civilizaciones del pasado. La creación colectiva de espacios de significado simbólico y trascendente da una sensación de desarrollo no solo en términos materiales sino también en términos espirituales y artísticos. Esto, a su vez, nutre los miembros de la comunidad con una inspiración continuamente renovada que resulta en nuevas ideas y optimismo. Una actitud positiva y un sentido de auto-realización son ingredientes indispensables en una sociedad que está desarrollándose – y no solo creciendo.


En Damanhur la creación de un lugar sagrado colectivo está en el centro de la experiencia comunal. La Federación es bien conocida gracias a sus Templos de la Humanidad, una gran estructura subterránea de roca, excavada a mano por sus ciudadanos, llamada por muchos “la octava maravilla del mundo”. El complejo se extiende por más de 4000 metros cúbicos, en cinco niveles diferentes conectados por cientos de metros de pasillos.

La Sala del Agua, de la Tierra, de las Esferas, de los Espejos, de los Metales, el Templo Azul, el Laberinto: Los Templos de la Humanidad son una obra de arte subterránea, un libro tridimensional construido enteramente a mano y dedicado a la naturaleza divina de la humanidad y la narración de la historia humana a través de todas las formas del arte. Sus imágenes y símbolos apuntan al despertar del sentido de lo sagrado, que es la herencia profunda de cada ser humano. En el preámbulo de “Damanhur, Ciudad de Luz”, Alex Gray, el pintor y escritor estadounidense, escribe: “Los Templos son la residencia para la presencia divina, nutridos por el derrame de trabajo devocional. Excavando pacientemente, profundamente dentro de la tierra y transformando las cuevas de tierra en Salas gloriosas, los damanhurianos ofrecen un modelo de compromiso a la transformación personal,

excavando profundamente dentro de su ser. Haciendo su trabajo en servicio al planeta, motivados por su referencia y amor a la naturaleza, en recuerdo a orígenes celestes, los damanhurianos restauran la fe en la humanidad. El pueblo de Damanhur ha expresado su creatividad a través de sistemas comunales educativos, económicos, socio-políticos, gestión ambiental, agricultura, y todas las artes y oficios. Damanhur y sus Templos son un faro de posibilidades para el futuro.”

Durante la construcción de esta obra, que representa la forma más elevada de la expresión artística, la
Sociedad de Damanhur ha crecido, refinándose y estableciendo su propia cultura, mito y tradición. Ashok Kohsla, ex–ministro medioambiental de la India y presidente de la IUCN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza) ha expresado el significado de los Templos de la Humanidad así: "Damanhur y los Templos de la Humanidad son para el siglo 21 lo que Asis era en el tiempo de San
Francisco - ambos representan el compromiso más profundo hacia el bienestar y la dignidad de todos
nuestros compañeros humanos, y el respecto más alto para otros seres vivos y de hecho para toda la creación”..

Los Templos están todos los días abiertos para visitantes. Están a disposición para meditaciones individuales o grupales, para celebrar los momentos más importantes de la vida como el matrimonio o la bienvenida de un niño recién nacido, o para ceremonias e iniciaciones de todas las escuelas espirituales.

Igual como ocurrió en el Renacimiento, la construcción de los Templos de la Humanidad han inspirado la creación de talleres artísticos y artesanales: todas las artes son importantes en la vida de los ciudadanos damanhurianos. Gary Alexander, profesor de la Universidad Abierta en el Reino Unido, escribe en “Gaia, creando una Tierra pacifica y sostenible a través de la comunicación”: La mayoría de sus casas son decoradas por dentro y por fuera con pinturas (algunas paredes tienen murales de plantas y animales gigantes). Estatuas, altares y varias obras de arte se encuentran en sus terrenos. Damanhur ha construido un Templo subterráneo majestuoso, con paredes cubiertas de murales, suelos…. de mosaico y techos ….de vidrio de color. Hay que verlo para creerlo. Notas en las paredes y tablones anuncian juegos, eventos musicales y teatrales y cursos de todo tipo. Hay una fuerte sensación de que la creatividad y el arte han reemplazado la necesidad del consumismo material para los damanhurianos”.

4. Un nuevo liderazgo global, capaz de entender la naturaleza sistémica de los problemas mundiales.

Comunidades intencionales pueden ser el laboratorio ideal para poner a prueba la interrelación de todos los aspectos de la vida social y humana. Su tamaño permite un estudio y una prueba en vida real acerca de números críticos en comunidades humanas y para probar sistemas innovadores. El crecimiento de Damanhur y las diferentes fases de su desarrollo han sido planeados con mucho cuidado manteniendo en consideración los “números críticos”. La Constitución de la Federación hace referencia a que cada comunidad no puede superar los 200-220 miembros. Por encima de este número, se vuelve imposible el compartir todos con todos y por esto es necesario crear una nueva entidad. Es así cómo Damanhur ha crecido de ser solo una comunidad a ser una Federación. Manteniendo un número de miembros relativamente pequeño por comunidad, asegura relaciones humanas significativas y facilita la integración de diferencias. Los dones particulares de cada uno pueden ser reconocidos y pueden encontrar un uso apropiado en el contexto colectivo.

La coordinación de dos o más comunidades, por otro lado, permite una aproximación sistémica al desarrollo, donde diferencias y valores se integran a un macro nivel. Si la base comunal es fuerte y compartida, es posible alcanzar un nivel más alto de complejidad mientras se mantiene una base sólida de solidaridad e identidad común.

Fundamental para este proyecto son las reglas y tradiciones compartidas. Damanhur tiene una constitución que hace visible y subraya los valores compartidos entre todos. El impacto positivo de reglas y leyes elegidos y compartidos sobre la sociedad puede ser una contribución importante de las comunidades hacia la creación de modelos de integración de diferencias culturales, religiosas y sociales.

Compromiso político y social directo

Una de las maneras más prácticas y fructíferas para inspirar y promover cambios sociales y económicos positivos es a través de la acción política. Los damanhurianos han trabajado durante años para desarrollar un proyecto equilibrado de desarrollo (eco-combatible no sé a qué te refieres) para el valle entero.

Los ciudadanos de Damanhur están activamente involucrados en la política a nivel local y nacional. Diecinueve damanhurianos son concejales en seis de los pueblos del valle y el alcalde del municipio de Vidracco también es damanhuriano.
El día 26 de Septiembre 2005, Damanhur ha recibido, en China, un premio en el ONU-Foro de Asentamientos Humanos Globales, subvencionado por el Centro Cultural de Arquitectura Chino de la

MOC y la comisión organizativa de la feria china de construcción urbana y desarrollo, Comité de Coordinación de Comunicaciones para la ONU (CCC/ONU).

La declaración del premio constata: “Damanhur se merece mucho este premio. ...Uno de sus miembros ha sido elegido alcalde del pueblo local y ha tenido mucho éxito en mejorar la zona. Damanhur tiene sus propios negocios exitosos, expertos en tecnologías y el uso de energías renovables, utiliza la construcción natural y tiene un centro educativo exitoso.

Bill Metcalf escribe en “El Libro de Findhorn sobre la Vida en Comunidad”: “La creatividad e industria de Damanhur han ayudado a transformar una región empobrecida en un casi milagro económico. Varios damanhurianos están en el ayuntamiento local y un miembro ha sido elegido recientemente alcalde. Las relaciones entre damanhurianos y sus vecinos son buenas, aparte de las preocupaciones de algunos no – damanhurianos a sentirse invadidos por sus vecinos comunales”.

Ciudadanos de Damanhur tienen su propio movimiento político independiente ‘Con Te, per il Paese’ (Contigo para el país): La distancia entre nuestras manos y nuestra alma es mucho más corta de lo que pensamos. Crecer espiritualmente significa también asumir responsabilidad para nuestro entorno, el bienestar de los demás, del crecimiento de la sociedad como tal. No es suficiente sentarse a meditar una hora al día para ser un ser humano evolucionado. Es necesario trabajar duro, manifestar los logros espirituales de uno en acciones concretas que marcan la diferencia, del manifiesto de “Con Te per il Paese”

Miembros de ‘Con Te, per il Paese’ colaboran con partidos políticos y políticos que están comprometidos con la protección de derechos sociales y civiles y que además promueven activamente una cultura de la paz. Más especifico, en el municipio de Vidracco, los administradores damanhurianos enfocaron inmediatamente tareas de protección medioambiental y la conservación de recursos naturales. Crearon un eco-museo de agua y oficios antiguos y eran uno de los primeros pueblos en Italia a declarar su territorio zona anti transgénica. Un proyecto recientemente aprobado va a crear una central eléctrica innovadora para transformar biomasa en bio-carburante. La planta se extendería sobre unos 500 metros cuadrados y Vidracco será un pueblo auto-suficiente.

Los esfuerzos de Con Te per il Paese son un ejemplo de como la experiencia ganada en el laboratorio social de una comunidad intencional puede crear crecimiento y desarrollo para el beneficio de todos. Muchos damanhurianos son también miembros en el partido verde de Italia algunos con oficinas a nivel regional y nacional.

5.Una nueva arquitectura humana para construir la solidaridad, sin la cual no podemos sobrevivir

Comunidades intencionales son creadas por visionarios prácticos que consideran la vida como una red donde se ve todo inter-relacionado de una manera muy práctica. Este es uno de sus principales impulsos a la hora de experimentar con nuevas formulas de arquitectura humana, donde el cariño, el compartir y el apoyo se extienden más allá de los limites clásicos de un núcleo familiar.
Diferentes maneras de vida comunitaria están puestos a prueba y aplicadas para compartir recursos de manera más equilibrada, para reducir desperdicios y consumo y para apoyar unos a otros.

En esta visión del mundo el respecto ante diferencias y la solidaridad, son los elementos básicos para todas las relaciones humanas. Diferencias de cultura, edad y experiencia no son obstáculos, sino que se convierten en grandes recursos al alcance del grupo o de la comunidad para enfrentarse a los desafíos y problemas con aproximaciones y lógicas diferentes. De este modo, la contribución y la presencia de otros son reconocidos y valorados como indispensables para el crecimiento y bienestar de cada uno.

Para que esto suceda, las comunidades desarrollan sistemas eficientes de comunicación, y técnicas de resolución de conflictos. Un mecanismo de continua renovación de estructuras y sistemas también esta presente en muchos casos, así que las comunidades pueden crear una cultura viva, que se transforma con el tiempo y que es capaz de satisfacer las variadas necesidades de un grupo humano en crecimiento.
Un mecanismo de renovación constante de estructuras y sistemas es característico para la realidad de muchas comunidades, para así permitirles a crear una cultura viva, capaz de transformarse en el tiempo y responder a las variables necesidades de un grupo humano en crecimiento.


En Damanhur la gente elige vivir juntos en grandes familias que se denominan núcleo-comunidades, con más o menos 20-25 miembros de edades diferentes.
Los padres son la referencia principal para los niños pero todos los adultos se consideran responsables de su educación y bienestar.
Cada uno tiene su propia habitación y entre todos comparten los espacios comunes.
Cada familia alargada tiene otra fórmula para vivir juntos de una manera armoniosa y placentera, pero en los más de treinta años de experiencia se individuaron ingredientes comunes que permiten satisfacer las necesidades de cada uno, compartiendo talentos e ideas, (1) eligiendo el núcleo-comunidad según la propia afinidad con la familia, el lugar para vivir y sus proyectos, (2) un espacio personal afín con las necesidades personales, (3) espacios comunes grandes para encuentros y actividades; (4) eligiendo una meta común para la mejora de la tierra, de la casa y de la calidad de vida, (5) tomando activamente parte en la educación de los niños, su cuidado y su bienestar, (6) compartiendo los gastos de la casa y los costes para el mantenimiento y la mejora de la casa y del territorio, (7) compartiendo tareas como cocinar, limpiar la casa y el cuidado del territorio, (7) espíritu grupal y sentido de humor para atravesar situaciones difíciles a nivel personal o de la familia con una sonrisa,.(8) gentileza y la voluntad de escuchar y respetar las necesidades y el espacio de los demás, (9) facilidad de adaptación a cambios, por ejemplo cuando la familia da la bienvenida a un recién nacido, acoge un nuevo miembro o despide a otro que quiere cambiar de núcleo, (10) compartiendo regularmente momentos de reunión para tomar decisiones y desarrollar proyectos comunes, (11) elecciones anuales de una o varias cabezas de los grupos que se encuentran regularmente con las cabezas de las familias y los representantes de otros cuerpos damanhurianos.


6.Un empuje real hacia el cambio a través de la responsabilidad y la acción práctica.

En comunidades intencionales la libre voluntad y la libre elección son los primeros e indispensables propulsiones para el desarrollo. Creando nuevas formas de sociedad – que ojala pueden ser las semillas de nuevas civilizaciones – no es fácil, y no sucede solo soñando y deseando. Esto requiere trabajo constante, práctica y la voluntad de estar al servicio de los demás y el planeta. Requiere vivir la propia vida comprometida , “volverse el cambio que uno quiere ver”. Las formulas encontradas por comunidades para mantener la motivación de sus miembros viva y próspera pueden aportar una riqueza para todas las organizaciones que están interesadas en una aproximación creativa y sostenible a la vida y los negocios.


Damanhur, con sus 35 años de existencia es un ejemplo acerca de cuanto puede lograrse si personas con fuertes ideales trabajan juntas, llevándolos a la práctica, hacia la creación de un mundo más equitativo y la realización de un nuevo gobierno global.
Ya que la gobernación se ha movido parcialmente de los Estados al negocio y la sociedad civil, estos actores privados – ahora globalmente interconectados – tienen el deber de participar en el enfoque de nuevos desafíos globales: en esto Damanhur es un ejemplo de compromiso social directa y responsable.
Ruud Luubers y Ashok Khosla, escribieron esta breve declaración después de su primera visita a Damanhur: “Damanhur es armonía. Es serena. Y es hermosa. Estamos conmovidos y encantados por este monumento del espíritu humano y la maravillosa contribución que da al cosmos y a todos los milagros de la vida. Nuestro viaje dentro del secreto de la montaña nos llevó también hacia dentro de nosotros mismos, a nuestro sentido interior y nuestro lugar en la creación.
Artistas dieron ideas y forma a valores espirituales, enseñándonos la diversidad de pueblos y civilizaciones a lo largo de los siglos. Artesanos locales dieron forma y sustancia a objetos vibrantes y les dieron vida con luz y sonido. Y aquí, con la Carta de la Tierra, nos volvemos conscientes de que en medio de una diversidad magnifica de culturas y formas de vida somos una familia humana y una comunidad terrestre con un destino común.
Sea nuestra generación un tiempo que se recuerda por el despertar de una nueva referencia hacia la vida, la firme resolución para lograr sostenibilidad, la aceleración de la lucha por la justicia y la paz, y la alegre celebración de la vida.

Agosto 2009 Viajes a Damanhur. Centro Ekozen.Tno. 91 372 84 99