Feng Shui per la nueva era

Terapia del Espacio


 
 

El Feng Shui está de moda. Es innegable. Cada día se publican libros, se dan charlas y se anuncian talleres y seminarios para todos los gustos y bolsillos no obstante, en la mayoría de los casos cabe preguntarse, cuando la información que se ofrece sobre este arte milenario es completa y veraz, y cuando la información que nos llega circunscribe al Feng Shui al terreno de la pura anécdota, del ridículo, con afirmaciones al estilo de “cambia el color de los peces de tu pecera y salvarás tu matrimonio”…

Introducción
El Feng Shui por supuesto, no es esto. No consiste únicamente en cambiar la disposición de los muebles, en pintar con colores estridentes los dormitorios o en llenar la casa de fuentes y peceras.


El Feng Shui es una disciplina a caballo de la ciencia y la mitología que estudia a nivel energético el comportamiento global de los espacios y de los sistemas por lo tanto, cuando se realiza con la adecuada metodología, sus estudios e intervenciones son también globales y abarcan, por supuesto, mucho más allá del mobiliario. Cuando la perspectiva es ésta, el Feng Shui se convierte entonces en una magnífica terapia para los espacios donde se aplica y por ende, en un método de armonización completamente natural (ya que sólo utiliza energía de la Madre Tierra) para las personas u organizaciones.

De hecho, el objetivo fundamental del Feng Shui es recuperar para cualquier edificio y entorno artificial, la armonía y el equilibrio energéticos que ya tenía cuando era un entorno natural para conseguir un balance energético suficientemente estable como para potenciar el desarrollo de la actividad humana en cualquiera de sus facetas.

Pero ¿de donde viene esta energía y porqué es tan importante? ¿Y por qué es importante que esa energía esté en equilibrio?

Campos de energía. Del macrocosmos al microcosmos.
La Madre Tierra
Todos los seres del universo generan un campo de energía. Algunos seres generan campos energéticos muy simples –un simple pulso de vida a su alrededor– otros en cambio, generan campos de energía extremadamente complejos, con infinidad de niveles y que incluso son capaces de interaccionar de forma inteligente con el campo energético de otros seres, éste es el caso de los seres humanos, finalmente, existen seres que a su alrededor generan campos de una complejidad, diversidad, intensidad y sutileza que escapan completamente a nuestra comprensión. Dentro de este tipo de campos, estos seres son capaces de albergar (crear y sostener) otras formas de vida. Son capaces de ordenar la interacción y las relaciones entre diversos grupos de seres, entre diversas especies (ecosistemas). Son capaces de sanar, de animar, de cuidar como una madre a todos los seres que habitan en su interior, mientras ellos mismos, por su parte, evolucionan también como ser. Éste es el caso de los planetas. También el caso del planeta donde vivimos: la tierra, ese maravilloso ser llamado Gaia.

Los seres vivos
Los seres vivos de Tierra (los humanos entre ellos) vivimos dentro de esta caja energética llamada Tierra. A pesar de nuestros esfuerzos por liberarnos de ataduras, por sentirnos seres individuales e independientes, por creer a pies juntillas en la ilusión de separación, lo cierto es que sólo somos uno más, de entre los millones de entornos energéticos que subsume con amor la Madre Tierra. Ella no hace diferencias, nos quiere a todos por igual.

El campo energético de la tierra nos envuelve, nos empapa, nos traspasa, incluso más, nos conforma. No formamos parte de él sino que somos parte de él. A nivel energético no hay separación, sino sólo la sensación de individuación que crea lo que llamamos consciencia.

No obstante, para explicar de forma sencilla el funcionamiento e interacción de los diversos campos de energía, esta noción de individuación, nos va como anillo al dedo ya que si pensamos que vivimos dentro de un campo de energía mayor (la Madre Tierra) y en él cada uno de nosotros tiene su campo energético propio, es fácil suponer que cuando el campo energético global se altera, los campos energéticos de todos sus habitantes se están alterados.

Campo energético individual
La Madre Tierra es el campo energético donde nos movemos así que cuando existe alguna alteración dentro del campo energético global, notamos rápidamente las consecuencias en nuestro campo energético individual ya que, del mismo modo que el resto de seres vivos y sistemas naturales, energéticamente funcionamos por osmosis así que tendemos a igualar nuestros niveles y características físico-químico-energéticas internas con los del espacio circundante.

Cuando nos introducimos en un entorno energético equilibrado y saludable (un bosque, por ejemplo) nuestros cuerpos se equilibran y ganan energía por el contrario, cuando permanecemos en ambientes poco favorable (cerca de corrientes de agua subterránea o antenas de telefonía móvil, por ejemplo), paulatinamente tendemos a perder energía, a desequilibrarnos. Se ralentizan nuestras funciones vitales y se descompensan nuestros ciclos con lo que al poco tiempo, nuestro cuerpo ya no puede corregir la presión energética externa y perdemos nuestro equilibrio, nos cansamos, tenemos un rendimiento inferior, vemos la vida con distorsión ya que, como si cada uno de nosotros fuese un receptor de radio, todos captamos y reproducimos las interferencias del campo energético que nos envuelve.

Debemos ser conscientes por otro lado, que la presión energética que soportamos por parte del entorno, cada día es mayor ya que, además de los consabidos agentes naturales de distorsión energética –flujos de agua subterránea, materiales, grietas y cuevas, orografía– nuestro modelo de sociedad, parece afanarse en añadir rápidamente un número creciente de agentes artificiales (líneas de alta tensión, transformadores eléctricos, antenas de telefonía, edificios singulares, el móvil, las redes inalámbricas…) y esta aumento de interferencias tiene como consecuencia la proliferación ambientes energéticamente muy hostiles en los que es difícil desenvolverse con naturalidad y por encima de todo, es difícil encontrar nuestra propia voz.

De lo individual a la organización
Igual que sucede a las personas, las empresas (las organizaciones en general) tienen sistemas, tienen órganos, se mueven. Son como organismos vivos que crecen, piensan, se organizan, deciden, se comunican, establecen relaciones internas y externas, se desarrollan así que, de manera análoga a como sucede con los seres vivos, la calidad del entorno energético donde se ubiquen, determina en gran medida su comportamiento y rendimiento.

Un emplazamiento energéticamente equilibrado incrementará la creatividad, la flexibilidad, la comunicación, etc. mientras que un emplazamiento energéticamente desfavorable o claramente hostil, dificultará enormemente el desarrollo de la actividad ya que se ralentizan los procesos, se entorpece la toma de decisiones, se distorsionan las cadenas de mando, en definitiva, lo que a nivel físico y mental sucede a cada una de las personas que trabajan dentro de ese entorno, se manifiesta también a nivel de la empresa.

Feng Shui
El Feng Shui, esta Terapia a través del Espacio, es una alternativa sencilla y natural para paliar los efectos de este tipo de ambientes a la par que un sistema para empezar a vivir en armonía con el entorno. Su método de trabajo es simple y sus efectos son tan suaves, como efectivos y duraderos.

Es por este motivo que en la actualidad está adquiriendo cada vez más protagonismo ya que, salvando aproximaciones anecdóticas como a las que hacíamos referencias al inicio, cuando el Feng Shui se practica desde la consciencia, el amor y el conocimiento profundo de sus principios, esta ciencia milenaria permite reconducir ambientes energéticamente muy hostiles hasta ese momento, hacia el equilibrio, la armonía y la alegría.

En primer lugar, el Feng Shui no lucha contra este fenómeno natural –la ósmosis– sino que lo aprovecha para reequilibrar a ritmo natural nuestros niveles de energía y lograr así un bienestar sostenido. Las estrategias rápidas y a corto plazo no funcionan cuando lo que pretendes es reorientar un sistema vivo. Es necesario un trabajo desde los cimientos. Y precisamente a este nivel, el subsuelo, es por donde empieza un buen estudio de Terapia del Espacio.

¿Cuál es el Feng Shui hacemos nosotros?
En Alba Consultors practicamos el Feng Shui como una Terapia del Espacio por tanto nuestro enfoque es holístico, es global. Nosotros hacemos artesanía de la energía, somos artesanos del ambiente y en este sentido cuando nos planteamos el inicio un estudio de Feng Shui, bien sea para un pequeño apartamento que comparten dos estudiantes del Raval de Barcelona, bien sea para un magnífico hotel de lujo en Mallorca, la aproximación que realizamos siempre parte del respeto máximo hacia el sueño que alberga esa persona u organización que nos contrata. ¿Qué desea? ¿Cuáles son sus objetivos a corto, medio y largo plazo? ¿Qué le asusta? ¿Es una persona (empresa) feliz? ¿Cuáles son sus gustos? Escuchar al cliente, es comprender el 90% del trabajo que nos van a encargar.

Terapia del Espacio
La Terapia del Espacio es una evolución del Feng Shui que surge a partir de la voluntad de modernizar y mejorar las aproximaciones clásicas para trabajar con la energía de la Madre Tierra, revisándolas y reforzándolas con las modernas aportaciones de la Kinesiología, la Geobiología, etc. y con los resultados de nuestra investigación personal.

La Terapia del Espacio permite sanar espacios energéticamente hostiles a muy distintos niveles (geopatías, aguas subterráneas, memorias ambientales...) y los convierte en lugares óptimos para la vida, la salud y la actividad humana.

Mediante esta técnica es posible tratar tanto entornos afectados por causas naturales (geopatías) como entornos afectados por distorsiones energéticas artificiales (tecnopatías) y ha sido aplicada con excelentes resultados en hogares, empresas, industrias e incluso proyectos completos de construcción.

Nuestro método de trabajo
La primera fase de un estudio de terapia del espacio, consiste en la harmonización de la energía que emana del subsuelo. Se estudia la polaridad, el equilibrio y la cualidad de la energía telúrica (geomancia y radiestesia), se construye una radiografía energética del entorno y finalmente, se colocan los reguladores en enclaves estratégicos (geoacupuntura) que garantizarán la estabilidad energética del entorno.

En la segunda fase, se diseña e implanta el modelo energético (Feng Shui, Vastú, Tao, Zen, medicina tradicional china…) más acorde con las características físicas del espacio. “Ésta es la parte que a la gente le resulta más familiar”. Se trabajan aspectos relacionados con la forma, los materiales, la situación y orientación cardinal de la vivienda aunque también se tienen en cuenta los factores relacionados con la biología y el momento personal de sus habitantes. En este punto se inicia la dimensión personal de la Terapia del Espacio –la verdadera aportación de esta técnica– ya que su modelo energético de trabajo permite abordar las circunstancias particulares de la persona o la empresa: áreas a mejorar o reforzar (salud, familia, relaciones, creatividad), áreas a trabajar a nivel personal (desapego, miedo, obsesión, comunicación) o de organización, o simplemente, el deseo de un ambiente que proporcione la energía necesaria para encarar con garantías de éxito el tránsito hacia esa vida con la que soñamos. “Sean cuales sean las circunstancias personales u objetivos es posible cartografiarlas, trasladarlas al espacio y actuar sobre ellas”.

La fase final de un estudio, profundiza aún más en la dimensión personal y se encarga del análisis de la energía interna de cada uno de la personas. ¿Cómo soy? ¿Cómo puedo incrementar mi energía personal? ¿Qué actividades me refuerzan? ¿Cuáles me desgastan? La Terapia del Espacio responde a estas preguntas y propone soluciones sencillas, fáciles de incorporar a nuestra vida diaria. Su potencia es su simplicidad.

Ventajas de la Terapia del Espacio
La principal ventaja de la Terapia del Espacio es que favorece la mejora de la persona a nivel integral: física, mental y espiritualmente. La Terapia del Espacio utiliza la energía de la Madre Tierra en consecuencia, cualquier trasformación será global, paulatina y armónica.

En segundo lugar, los entornos tratados con Terapia del Espacio tienen un efecto terapéutico suave y sostenido en los seres vivos debido a que el incremento y estabilización del nivel de energía ambiental favorece una actividad celular más pausada y rítmica, sin pérdidas, con lo que el nivel, y la sensación, de bienestar y descanso se incrementa a las pocas horas.

Finalmente, la Terapia del Espacio mejora de los procesos de comunicación, incrementa el nivel de flexibilidad, potencia la generación de nuevas ideas y la creatividad, aumenta la predisposición al cambio, mejora la capacidad de conexión con uno mismo, etc.

De hecho, las ventajas directas e indirectas que proporciona la terapia del espacio a un entorno personal o a una empresa son muchas y muy variadas –incluir una relación exhaustiva sería imposible– no obstante, la siguiente lista resume los aspectos más claramente favorecidos por la aplicación de esta técnica:

incremento del equilibrio y la calidad energética del entorno.
mejora de la vitalidad, la salud y el descanso.
aceleración de los procesos de tonificación y recuperación (antiaging, estres, estética).
dinamización de las actividades humanas (personales, profesionales y académicas).
mejora del rendimiento intelectual y profesional (concentración, calidad, creatividad).
aumento de la capacidad de comunicación, flexibilidad y adaptación al cambio así como también aumento del nivel de cohesión de los elementos integrantes de un sistema.
reducción de los niveles de fatiga y estrés.
mejora de los procesos naturales (cultivos, ciencia y crecimiento).
reducción drástica de campos electromagnéticos (línias de alta tensión y transformadores).
Cuando es recomendable la Terapia del Espacio
La aproximación multidisciplinar juntamente con la coherencia y globalidad de su método de trabajo, permite aplicar la Terapia del Espacio en ambientes naturales, artificiales o incluso artísticos, bien sea a nivel de evaluación y diagnóstico, bien sea, como sistema terapéutico puro.

Por otro lado, a pesar de que en principio la Terapia del Espacio nació como una técnica terapéutica orientada a armonizar entornos geopáticos, no podemos olvidar que su gran valor añadido reside en que también puede aplicarse a entornos sanos con el objetivo de incrementar su nivel energético por encima de la media habitual y así favorecer el nivel de calidad y velocidad de infinidad de procesos de este modo, existan o no geopatías, la terapia del espacio puede aplicarse con excelentes resultados en cualquiera de estos entornos con resultados absolutamente espectaculares:

centros de terapia y salud (terapias alternativas, spa y hidroterapia, aguas naturales, yoga, tai-chi y afines, meditación...).
viviendas particulares (salud, estudios, crecimiento personal, comunicación, relaciones, pareja).
centros de trabajo (comunicación, equipos humanos, proyección de negocio, producto, demanda y clientes).
entornos naturales (agricultura, ganadería, cultivos ecológicos).
sector construcción (todas las fases del proyecto de obra creando, además viviendas georreguladas).
espacios públicos (edificios, salas de convenciones y conciertos, plazas y parques).
espacios efímeros (ocio, espectáculos y eventos, escenarios).
centros de enseñanza.
Conclusiones finales
Cuando empezamos hace ahora cinco años, creímos que nuestros proyectos se limitarían principalmente a viviendas particulares y, en el ámbito empresarial, sobretodo a centros de terapias naturales y empresas afines no obstante, al contrario de lo que pueda parecer, en la actualidad muchas empresas ya han entendido que deben evolucionar y las ventajas que supone la aplicación del Feng Shui durante este proceso de transformación así que, desde el inicio de nuestra actividad, nuestros estudios de Feng Shui y Terapia del Espacio se han realizado en hoteles (Hotel Aimia, Mallorca), empresas de investigación en tecnologías del agua (Nayadel, Arenys de Mar, Barcelona), proyectos de empresas constructoras (Grup Fincalex, Lleida), muchísimos restaurantes (Xop d’Or, Barcelona), empresas del ámbito financiero, diversos bufetes de abogados (Iuris Valls Abogados, Barcelona), empresas de alimentación (viureBIO, Sant Boi), academias de idiomas, gestorías, incluso en espacios recreativos como cines (Cine Revival, Lleida), terrenos vírgenes, etc.

Nuestros proyectos actuales son muy diversos (viviendas ecológicas en Galicia, naves industriales, consultoría y formación…), estamos en una época de expansión maravillosa y deseamos que cada día más familias, colectivos y empresas puedan beneficiarse de desarrollar su actividad, su vida diaria, en un entorno energéticamente privilegiado así que a medio plazo, nuestro sueño es iniciar una vía de colaboración con las instituciones públicas para que el uso del Feng Shui sea habitual en escuelas, centros de salud, barrios periféricos, diseño de espacios efímeros para conciertos o actos públicos… etc.

Y es que creemos firmemente que entornos saludables son el primer paso hacia sociedades saludables.

Joan Miquel Viadé i FreixesConsultor de Feng Shui y Terapia del Espacio

Terapeuta individual con técnicas de Kinesiología. Adscrito a la asociación española de terapeutas

Consultor empresarial. Especialista en organización y proyectos. Informático colegiado nº 105

Alba consultors