Plantas y feng shui


 
 

Según los maestros del Feng Shui las plantas son muy poderosas y eficaces, ya que representan el elemento madera, el único de los cinco elementos que tiene vida.
Un jardín, una terraza o un balcón con muchas plantas sanas y bonitas flores es el mejor signo de que la casa goza de un Feng Shui positivo. Una vivienda rodeada por un jardín bien cuidado refleja la presencia de energía Yang, que es sinónimo de prosperidad, felicidad y Chi favorable.
Una casa sin arreglar con las plantas descuidadas exhala un aroma de derrota. El Feng shui positivo ha sido destruido.
El loto constituye la flor más benéfica que se puede tener en un jardín si se dispone de un estanque. Esta preciosa planta esta asociada a un sinfín de cualidades maravillosas. Simboliza la belleza y la pureza sin mácula en medio de un entorno contaminado. También inspira un sentimiento de paz, esperanza y resignación, y simboliza las oportunidades.
El loto ocupa un lugar muy especial en el corazón y la mente de los budistas de todo el mundo, ya que esta asociado a Buda.
Existen dos árboles muy favorables asociados a la longevidad: el bambú y el pino. Son muy populares en China y Japón, donde están presentes en casi todas las especialidades artísticas y artesanas. En forma de carrillones y de flautas, el bambú se puede emplear como poderoso antídoto de Feng Shui contra el Chi negativo. El bambú simboliza la longevidad, la perdurabilidad y la resistencia, porque siempre está verde y florece todo el año.
Los pinos están asociados con las cualidades de fidelidad y lealtad.
Los árboles frutales son muy positivos y poseen una gran diversidad de atributos favorables de feng shui. Siempre que sea posible plante un árbol frutal en el jardín. Es otro símbolo popular de la buena suerte, la riqueza, la felicidad y la prosperidad en general.
Las plantas de aspecto espinoso, o cuyas espinas den la impresión de ser hostiles y agresivas, deben evitarse a toda costa.
Los Bonsáis japoneses, fueron concebidos, en sus orígenes, para trasladar el exterior al interior de la casa, son árboles miniaturizados de hermosísimo aspecto, no obstante, las connotaciones simbólicas que caracterizan al bonsái son muy desfavorables, por el hecho de interrumpir el crecimiento natural.