La meditación

conciencia superior


 
 

La palabra «meditación» viene del latín meditatio, que originalmente indica un tipo de ejercicio intelectual. De este modo, en el ámbito religioso occidental se ha distinguido entre «meditación» y «contemplación», reservando a la segunda un significado religioso o espiritual. 

La meditación no solo puede tener propósitos religiosos sino estar también enfocada al mantenimiento de la salud física o mental, e incluso propósitos de conexión cósmica para encontrar respuestas a preguntas universales que a lo largo de la Historia el ser humano ha tenido. Existe una amplia variedad de guías y enseñanzas para la meditación, que van desde las que aparecen en las religiones hasta las terapéuticas pasando por las propias ideologías de ciertos individuos. 

Estudios CIENTÍFICOS  han demostrado que algunas técnicas de meditación pueden ayudar a mejorar la concentración, la memoria  y mejorar el sistema inmunitario y la salud en general.  

Para Rudolf Steiner, fundador de la antroposofía,  la meditación es el camino para el conocimiento del mundo espiritual y requiere especiales ejercicios.

La meditación, orientada a la búsqueda de la relajación es una forma de acceder al conocimiento de uno mismo y nuestro entorno, poder así vivir y sentir de una manera adecuada y de esta forma conocer el bienestar integral.

Ana María Balarezo