Aromaterapia

Esencia de mandarina


 
 

Desde siempre el hombre ha utilizado las plantas aromáticas en infusiones, decocciones o maceraciones. De reconocidas propiedades terapéuticas, los aceites esenciales de anís, jengibre, pino, hinojo, canela, mirra, incienso …, se han empleado durante milenios en China, Oriente Medio, India, Grecia, Egipto, América (Aztecas, Mayas e Incas) o en África. 

A finales del siglo XVI se utilizaban más de cien aceites esenciales para tratar distintas enfermedades. Con la llegada de la revolución industrial sin embargo, la química de síntesis los relegó a un segundo plano, hasta que en 1928 el químico perfumista René-Maurice Gattefossé, acuñó el término “Aromaterapia” y codificó las grandes propiedades de los aceites esenciales: tonificantes, antisépticos, calmantes, estimulantes, etc. 
¿QUÉ ES LA AROMATERAPIA? La utilización de esencias y aceites esenciales bioquímicamente definidos, por vía cutánea, oral o atmosférica, con el fin de prevenir o tratar diversas afecciones y patologías. Una Aromaterapia medicinal aplicada correctamente, utilizará única y exclusivamente los productos aromáticos obtenidos a partir de la presión en frío (en el caso de los cítricos) o de la destilación por arrastre de vapor de agua. Podemos encontrar aceites esenciales o esencias con propiedades: Antiinfecciosas y estimulantes, anticatarrales, antiinflamatorias y analgésicas, digestivas, antiespasmódicas, relajantes, calmantes y sedantes, cosméticas, etc. El uso de aceites esenciales, a menos que sea bajo la supervisión de un terapeuta, no se recomienda durante los 3 primeros meses del embarazo.

COMPRA
Siempre que compremos un aceite esencial o una esencia con finalidad terapéutica o cosmética, es muy importante que provenga de plantas botánicamente certificadas e identificadas con el nombre en latín, denominación universalmente reconocida en botánica, asegurándonos que sea:
100% completo (destilación completa)
100% natural
100% puro

ESENCIA DE MANDARINA (Citrus reticulata)
En esta breve introducción a la Aromaterapia, me gustaría presentaros la esencia de Mandarina (Citrus reticulata). Este pequeño árbol de hojas resistentes y brillantes y flores blancas y perfumadas, nos regala una esencia muy utilizada, entre otras, por sus magníficas propiedades sobre el sistema nervioso: relajante, sedante, en casos de angustia estrés, agitación…, somnífero suave. Como todos los cítricos, la esencia de mandarina presenta riesgo de fotosensibilización, por lo que no deberemos utilizarla antes o durante la exposición al sol.
Ejemplos de utilización por vía externa:
2 gotas de esencia de Mandarina + 2 gotas de aceite vegetal (avellana, almendras dulces, oliva, caléndula, etc.), en masaje en la parte interior de las muñecas o sobre el plexo solar, para relajarnos cuando estemos nerviosos o estresados.
1 ó 2 gotas sobre la almohada o cuello del pijama, nos ayudarán a conciliar el sueño.
En difusor: 5 ó 6 gotas de esencia de mandarina 15 minutos antes de acostarnos, nos relajará después de un día estresado y nos ayudará a tener un sueño tranquilo y reparador.
Tanto su aplicación en el pijama o almohada como el difusor, son también dos estupendas vías de utilización para relajar a los niños cuando tienen problemas para conciliar el sueño.
¡Os animo a que lo probéis! Seguro que os encantará su magnífico aroma y os sorprenderá la paz que nos brinda la humilde mandarina.

Josefina Llargués