La rutina


 
 

Que exitación cuando conoces a una nueva persona, te gusta, ,se acerca a ti y un ligero temblor en las piernas te hace poner aún más nervioso. Que brillo en tus ojos, que sonrisa, su olor te provoca el deseo de besar.
Esta persona hoy es tu pareja, y ¿que ha pasado con la pasión y el deseo?.
El otro día, cuando salías sin ropa del cuarto de baño, tu pareja tan siquiera te miró. normalmente ya sólo habláis de cuestiones prácticas del día a día. Encuentras a faltar las conversaciones interminables, los achuchones y miradas cómplices?.

No te estreses: La batalla no está perdida si sabes actuar a tiempo. Se trata de una lucha contra el desgaste de una relación. Descubre algunos trucos fáciles, que han demostrado ser muy efectivos para reavivar la llama del amor y, sobre todo, para mantenerla.
Sí, hacéis muchas cosas en pareja: vais a hacer la compra cada semana, la comida del domingo en casa de los suegros, valoráis juntos las notas del hijo mayor… Pero, ¿es que estamos hablando de actividades agradables? ¿Compartís grandes momentos de felicidad a solas mientras hacéis cola en el súper? No, no es cierto. Ya es hora de ponerle remedio. Vuelve a aprender cómo pasároslo bien los dos a solas.

Elegid una actividad que os guste a los dos y que estéis al mismo nivel para hacerlo.
Por mucho que te pueda sorprender, ir juntos a clases de baile puede salvar tu relación. No sólo perfeccionarás algunos pases de salsa, sino que además ¡estaréis en contacto físico!
Si a tu pareja no le parece nada acertada la idea, no le obligues y buscad otra actividad. Iniciación a la enología, jardinería, gastronomía del mundo, jogging el domingo por la mañana, paseos en bicicleta…

Lo más importante es compartir momentos agradables juntos. Encontrar una actividad que os guste a los dos! De esta manera recuperaréis la complicidad perdida.
Es mejor no ir juntos, quedar en el lugar escogido, así, tendrás la impresión de tener una cita con tu enamorado…
¡como en los viejos tiempos!
Despues en la cama toma la inciativa si eres de las que nunca se mueve, o quedate bien quieta si eres una leona, busca lugares diferentes que no siempre sea la cama. sorprende y deja que te sorprenda.
Y buen amor!!!

Marta Texidó