Algunos días


 
 

Algunos días
en el trasiego cotidiano,
me pregunto, de quien o de qué
será ese polvo que viene
a posarse en mis muebles,
a entrar en mis narices,
a ser el responsable de las alergias
los estornudos,
a montarse sobre mis libros,
esos que hace tiempo no toco.
Algunos días,
tengo el pensamiento macabro
de que yo seré otro incordio
para alguna ama de casa
con el plumero en ristre
y lejos de sentirme mal,
me encanta pensar,
que hasta difunta, no dejaré
de ser un coñazo.

Mabel Escribano